La temporada de verano por fin llegó y es el momento perfecto para alcanzar un tono dorado y radiante que perdure. Sabemos que un buen bronceado realza la belleza natural y también aporta un toque de vitalidad y salud.

Por eso queremos compartirte algunos consejos y técnicas para alcanzar el brillo veraniego ideal, sin dejar de lado el bienestar de tu piel.

¡Prepárate para descubrir los secretos de un bronceado perfecto con Kibys Aqua!

1. Prepara tu piel para un tono dorado y radiante

El primer paso para alcanzar un bronceado uniforme, duradero y saludable es preparar la piel.

¿Cómo puedes hacerlo? Pon atención a los siguientes consejos:

- Al menos dos días antes de la exposición al sol, aplica tu exfoliante preferido (el que más se adecúe a tu tipo de piel para evitar irritaciones) y remueve las células muertas. Tu piel quedará suave y lista para lucir ese tono dorado que buscas.

- Si tu rutina diaria de cuidado incluye una crema hidratante ¡no la olvides durante el verano! Mantener la piel bien hidratada es fundamental para un bronceado saludable.

Preparar la piel también implica cuidarla desde el interior. Una dieta rica en vitaminas y minerales puede mejorar la calidad de tu bronceado. Incluye en tu dieta alimentos como zanahorias, tomates, y vegetales de hoja verde, que son ricos en betacaroteno y antioxidantes.

2. Técnicas para un bronceado seguro

Aunque lograr un bronceado dorado y radiante es el objetivo, es importante alcanzarlo de la forma más segura posible. 

Has del protector solar tu mejor aliado durante el verano. Te recomendamos optar por que te ofrezca un factor de protección (SPF) de 50. 

Revisa las letras pequeñas del empaque, para que te aseguras que ofrezca protección de amplio espectro contra los rayos UVA y UVB. 

Una vez lo tengas, no pases por alto estos tips:

  • Aplícalo de manera generosa y uniforme sobre todas las áreas expuestas de la piel, al menos 20 minutos antes de salir al sol.
  • No olvides zonas como las orejas, el cuello y el dorso de las manos. 
  • Reaplica el protector cada dos horas o inmediatamente después de nadar o sudar. 
  • Evita las horas de mayor intensidad solar o, por lo menos, su exposición directa entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Si necesitas estar al aire libre, busca sombra y usa ropa protectora, como sombreros de ala ancha, gorras y gafas de sol con protección UV. 
  • Mantente hidratada durante la exposición al sol. Tomar suficiente agua ayuda a mantener la piel hidratada desde adentro, lo que previene la sequedad y la descamación. 
  • Alterna tus actividades entre el sol y la sombra, para evitar quemaduras y permitir que la piel descanse.
  • Para evitar líneas desiguales y manchas, cambia de posición regularmente mientras te bronceas. Prueba acostarte boca arriba un rato, después boca abajo y también de lado. Así te aseguras de exponer todas las partes del cuerpo de manera equilibrada. 

3. Vestuario ideal para alcanzar el dorado radiante

    El vestuario adecuado puede hacer una gran diferencia en tu bronceado.

    En Kibys Aqua, ofrecemos una variedad de vestidos de baño que no solo son elegantes y sofisticados, sino también prácticos para alcanzar el tono dorado y radiante que buscas.

    Opta por bikinis y trajes de baño que te permitan una mayor exposición al sol y usa pareos y accesorios, como sombreros y gorras, para protegerte durante los periodos de descanso.

    ¿Te imaginas una de nuestras gorras y bucket hats como complemento de tu look de playa? No solo son livianos, cómodos y fáciles de combinar con cualquier atuendo, también te aseguran un look fresco y moderno mientras cuidas tu piel.

    4. Cuidado Post-Bronceado

    Después de un día de bronceado es esencial cuidar tu piel para mantenerla saludable y conservar ese tono dorado y radiante que lograste.

    Nuestras recomendaciones para prolongarlo son:

    • Usa lociones after-sun con ingredientes calmantes como aloe vera y vitamina E para hidratar y reparar la piel.
    • Evita duchas calientes, ya que pueden resecar la piel, y opta por agua tibia o fría.
    • Aplica crema hidratante generosamente después de cada baño para sellar la hidratación.
    • Incluye en tu dieta diaria betacarotenos y antioxidantes, como zanahorias, batatas y espinacas para intensificar y mantener el color de la piel.
    • No dejes de hidratarte. Beber suficientes líquidos durante el día mantiene la piel hidratada desde adentro, evitando la sequedad y la descamación.
    • Continúa utilizando el protector solar, incluso después de haber obtenido el bronceado deseado.

    Pon en práctica estos consejos y tu bronceado combinará a la perfección con tus outfits preferidos en estas vacaciones. ¡Visita nuestra página web y no te pierdas nuestras ofertas!